lunes, 20 de marzo de 2017

Tipos de traducción. ¿Cómo se clasifican los textos?



En traducción, se trabaja con todo tipo de textos. Estos tratan temas muy diversos y están destinados a satisfacer diferentes necesidades y adaptarse a distintos públicos. Por este motivo, conocer sus características y saber clasificarlos es imprescindible para saber qué tipo de traducción será la más adecuada.




Por consiguiente, para poder clasificar los diferentes tipos de traducción, hay que tener en cuenta las características de los textos que se traducen. Por ejemplo, hay que tener en cuenta el género textual, la temática, el lenguaje, etc. 

Si se consideran los parámetros de los que hemos hablado, se podrían obtener dos tipos de traducción diferente. Estos son la traducción de textos especializados y la traducción de textos no especializados. 

En primer lugar, la traducción de textos especializados se caracteriza, principalmente, por tener un lenguaje especializado (lenguaje técnico, científico, económico, etc.). Además, los textos pertenecen a un campo del saber concreto y están destinados a un público especializado. Por otro lado, este tipo de traducción, se puede dividir en una serie de subgrupos que corresponden a diferentes campos de especialidad.


  •  Traducción de textos económicos: incluye documentos en los que domina el campo y el lenguaje económico y financiero. Algunos ejemplos son la traducción de las actas de una junta de accionistas o la traducción de los balances de una empresa.
  • Traducción de textos legales: aquí domina el campo y el lenguaje jurídico. Algunos documentos que se podrían incluir en esta categoría son una sentencia o un acta notarial.
  • Traducción de textos técnicos: estos están relacionados con el campo de la industria y la tecnología. Como ejemplos, en este ámbito podrían traducirse documentos como una patente o el manual de uso de una máquina.
  • Traducción de textos científicos: aquí se engloban las traducciones relacionadas con la ciencia, la medicina, la veterinaria, la farmacia, etc. Por ejemplo, un manual sobre anatomía avanzada o la ficha técnica de un producto farmacéutico.


Por otro lado, la traducción de textos no especializados se caracteriza por abarcar una serie de textos cuyo lenguaje y público de destino no están especializados. Además, estos son más susceptibles de traducirse mediante otras técnicas como la traducción audiovisual o la localización. Algunos ejemplos de este tipo de traducción son:

  • Traducción de textos publicitarios, como un anuncio televisivo, un panfleto o una cuña de radio.
  •  Traducción de textos literarios, por ejemplo, la traducción de una poesía, una novela, una obra de teatro o un cómic.
  • Traducción de textos relacionados con el turismo y el ocio como la página web de un hotel, el menú de un restaurante o una guía de viaje.



En resumen, para poder traducir de manera adecuada, es necesario conocer el tipo de traducción a la que nos enfrentamos. Así pues, no traduciremos de la misma manera un artículo que trate sobre las causas de la dermatitis y sus tratamientos que un cómic sobre un superhéroe. 


Sin embargo, cada texto es único. Por este motivo, lo importante es enmarcar correctamente la traducción para que sea adecuada a las circunstancias. Nosotros, por ejemplo, hemos utilizado la clasificación que propone el grupo PACTE de la Universidad Autónoma de Barcelona. Aunque esta no es la única manera de clasificar las traducciones.

¿Conoces más formas de clasificar las traducciones?

¿Conoces al grupo PACTE? ¿Te gustaría saber más sobre ellos?

¿Te interesa la localización y la traducción audiovisual? ¿Qué sabes sobre este tema?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada